Aunque se vistan de Harapos, o de Seda…

Roberto G. MacLean U.

Resumen


Los sistemas judiciales de todo el mundo, según el autor, comparten las mismas características con los sistemas orgánicos que pueblan nuestro mundo. Es como si los sistemas judiciales evolucionaran del mismo modo que lo hace la vida desde que apareció en la Tierra hace casi cuatro mil años. Significa esto que unos y otros (sistemas judiciales y biológicos) se han adaptado no solo al entorno en que viven sino también a los cambios y circunstancias que los afectan permanentemente. Es este un artículo provocador que pretende sensibilizar acerca de los sinuosos caminos que sigue la aplicación de la justicia entre los hombres.


Texto completo:

PDF


DOI: http://dx.doi.org/10.21503/lex.v12i14.638

Enlaces refback

  • No hay ningún enlace refback.


Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional.